Cabezal


Despacito, despacito… le pasamos la escobita a Atenas y nos metimos en la final de la Liga después de 9 años.

 

Demostrando una aplastante superioridad, les ganamos el primero con amplitud, el 2do. liquidándolos en el 2do. tiempo y el último dándolos vuelta en el 3er. cuarto. 3 victorias amplias, nada de resultados apretados, nada de dar lugar a fallos arbitrales que nos perjudicaran como la temporada pasada.

 

El Rana principalmente y Cococho, maniataron a Villegas, Joaquín se las arregló muy bien con Loriente y Vidal dominó por completo a Cambón, ahí empezó a gestarse el resultado de esta serie, pues el goleo exterior es el fuerte de este Atenas y lo frenamos de punta a punta. Además Kevin superó notoriamente a Lloreda cuando realmente importó y Néstor es una Bestia, como su sobrenombre lo indica, hace todo bien y con una energía que contagia al equipo.

 

No pudieron correr, no les dejamos tomar el ritmo que le convenía a ellos y por eso no preocupaba el score adverso del primer tiempo del último partido de 30 a 24. Si hubiéramos ido perdiendo 50 a 44 sí era otra cosa porque significaría que los tiempos del partido los manejaban ellos, pero así, nosotros teníamos la manija de la mano de un Vidal que superó las distintas marcas que le fueron rotando para frenarlo y desgastarlo: Loriente, Osimani, Cambón, en algún momento Villegas, Barriola, ninguno pudo neutralizarlo y así controlamos el juego en casi todos los minutos de los 3 partidos.

 

En ataque tuvimos un poco más de dificultad pues ellos también defienden con intensidad, pero en cada partido hubo un par de los nuestros que aparecían para marcar el desequilibrio. Ya sea de afuera con triples de Joaquín, de Vidal, de Manuel, de Cococho, del super Rana, o de adentro con Néstor y Kevin, ayudados en tarea defensiva por Diego.

 

Se tuvo paciencia para buscar el mejor tiro, cuando la pelota no entraba de afuera se intentó abajo con los grandes y cuando estábamos dulces con el triple, esa fue la vía.

 

La principal virtud del equipo es justamente jugar como tal. Y no es que falten estrellas en el equipo, sino que se subordinan al bien del equipo. Cualquiera de los 5 titulares puede ser el máximo anotador, también lo pueden ser Cococho o Manuel si se les da el juego para ellos. Y lo bueno es que todos juegan para el equipo, no para el lucimiento personal ni para un futuro contrato mejor, ya sea aquí o en el exterior. Se busca el bien común, la solidaridad y entrega para defender y el mejor ubicado para anotar en ofensiva. Con errores claro, pero buscando lo mejor para el equipo.

 

Gran mérito del cuerpo técnico, que plantea una serie de defensas cambiantes que van desorientando al rival, que pide los tiempos en los momentos adecuados para enfriar malos pasajes del juego y refrescar ideas y que maneja la corta rotación de una manera brillante, haciendo que el equipo no pierda casi nunca la intensidad defensiva ni la lucidez en ataque.

 

Somos un equipo sólido, duro, de hombres dentro de una cancha, que dejan todo defendiendo a muerte, sin brillar en general, pero sí con mucho temperamento y carácter. Si esta serie la hubiera ganado un equipo de los que cuentan con la simpatía del periodismo se estaría diciendo que se ganó por poner más, por pelear cada pelota con más ganas, por tener la mente fría para no nublarse por la responsabilidad del compromiso. Y que el rival había sido superado en todas esas facetas, cayéndole por entregarse mansamente, como ocurrió en los finales de los 2 últimos juegos especialmente.

 

Pero como es Trouville, simplemente se habla de cuestiones basquetbolísticas y de la gran estrategia de Tito, lo que también es muy cierto.

 

Joaquín retomó su puntería en el último partido, el Rana aparece cuando se lo precisa, Vidal domina los juegos, Néstor es una máquina defensiva y Kevin será difícil de aguantar para cualquier pivot que tenga enfrente. Y los del banco están prontos para aportar.

 

Ahora se vienen Hebraica o Malvín. A quien prefiero yo? La verdad, por momentos pienso en el pivot extranjero que tiene Malvín, la dependencia excesiva que tiene el equipo de Mazzarino, y lo complicado que se lo está haciendo Macabi, y creo que Malvín puede ser más accesible. Pero en otros momentos me fijo en la menor rotación de Hebraica, prácticamente de 5 jugadores y nada más, y ahí me inclinaría por Macabi.

 

En conclusión, Trouville tiene sus armas en buen estado, cualquiera sea el rival nos presentará dificultades y nosotros trataremos de superarlas, así de claro. Son equipos parejos y se está viendo en los scores apretados de los juegos. Y para mí, Trouville está demostrando partido a partido, serie a serie, que está a un nivel similar al de cualquiera de los futuros rivales.

 

Rompimos todos los pronósticos.

Nadie creía en Trouville y dejamos atrás a Defensor Sporting.

Nadie pensaba en un 3 a 0 contra Atenas y fue barrida.

Para la prensa y la opinión pública, la final anticipada es Hebraica ante Malvín.

Será así o este equipo, estos muchachos, este trabajo, merece otro respeto y volverá a ir contra la corriente?

 

Yo creo que los que tenemos al Rojo en el corazón tenemos confianza y la ilusión de que sea la 2da. opción.

 

A copar el Palacio y alentar con todo al Rojo. Vamos que podemos !!!

 

@AnibalRamela

 

Club Trouville - Sitio Oficial

Sede Social - Alejandro Chucarro 1031 - CP 11300 - Pocitos, Montevideo, Uruguay

Teléfono: 2709 9493 | e-mail: club@trouville.com.uy

Campo Deportivo - Ruta 101 Km 28 Camino al Paso Escobar s/n - CP 91001, Canelones, Uruguay