Cabezal


 

 

El pasado fin de semana se desarrolló la 21° edición del torneo internacional Valentin Martinez organizado por el Club Carrasco Polo y jugado en su campo deportivo. El torneo, que anualmente convoca a más de 3.000 deportistas entre Rugby y Hockey, tiene el prestigio de un torneo importante a nivel sudamericano, ya que muchos equipos de Argentina, Brasil, Paraguay, Chile, Colombia y Venezuela realizan un esfuerzo por viajar y participar. En la categoría M17 de rugby, el torneo se juega en 2 días, Sábado y Domingo, siendo el Sábado el día de la disputa de los grupos y el Domingo el de las distintas copas. Los partidos constan de dos tiempos de 15 minutos.

 

 

Este año Trouville se presentaba por tercera vez al campeonato, y por primera vez con una categoría firme y bien armada. El plantel volvía a jugar después de su Gira Argentina 2014 (Presionar para leer el resumen del viaje) el fin de semana anterior, y la actitud era más que positiva, sabiendo que para muchos estos serían los últimos partido del año y también los últimos con esos jugadores a su lado (Antes de separarse en distintas categorías el próximo año), y todos estaban dispuestos a dejarlo todo por su camiseta. Además, había otro incentivo... Uno de los equipos contra quien nos tocaría jugar en la fase de grupos era Monte VI, quien nos había derrotado algunas semanas atrás, y todos querían ir a por la revancha.

 

 

Sábado 8/11

 

 

9:30
En la mañana del sábado el equipo se reunió en la cancha en la cual algunas horas más tarde jugaría su primer partido. A las 10:30 (Luego del calentamiento) los 15 titulares entraron abrazados a la cancha, y con una multitud observando, el partido comenzó. Se pudo contener al rival durante los primeros minutos del partido, pero claramente ellos se estaban imponiendo aprovechándose de nuestros errores básicos y rápidamente tomaron ventaja en el marcador, anotando 2 tries en el primer tiempo y 2 más en el segundo. Como solo dos de sus conversiones habían sido anotadas el partido terminó 24 - 0 a su favor. La presión de los espectadores y las ansias por ganar habían jugado en nuest
ra contra y habían provocado que el partido terminara mal para nosotros.

 

 

13:50
Tres horas después del partido anterior nos enfrentábamos contra nuestro segundo contrincante, Old Christians. Las posibilidades de ganar este partido eran muy bajas, ya que es sabido que el nivel de este equipo es muy alto, y por lo tanto Trouville iba a jugar el partido pensando en cómo defender lo mejor posible. Para sorpresa de todos, en la primera jugada del partido, el drop efectuado por nuestro apertura Ignacio Scherschener fue recuperado y después de una jugada de una fase llegó el primer try del partido, por nuestra parte. Lamentablemente, la conversión no fue adentro, y la situación de euforia que parecía un sueño fue enseguida opacada con un try de su parte. Todo se perfilaba para que de ahí en adelante el partido fuera en bajada para Christian, pero increíblemente otro try más se anotó de nuestro lado. Tampoco se convirtió en esta ocasión. Se buscaba aguantar la pelota e intentar hacer correr el tiempo, pero era demasiado temprano en el partido y no se logró. Algunos jugadores se lesionaron y debieron salir en el entretiempo. El cansancio general del equipo significó que no se pudiera aguantar el resultado y terminaron pasándonos por arriba con 5 tries más. Así el partido que parecía el más difícil terminaba con una diferencia de 5 tries. 

 

 

17:00
Después de varias horas de espera, llegó el tercer partido del grupo, esta vez frente a Pablo Neruda. El partido se jugó con muchas variantes que los entrenadores querían probar además de que había muchas bajas en la plantilla por lesiones a lo largo del día. El rival tenía mucha falta de experiencia en cuestión de partidos y no tuvo la oportunidad de defenderse siquiera, terminando el partido en varios tries a nuestro favor contra ninguno de ellos. Sin embargo, aprovechamos esta oportunidad para felicitarlos por su buena actitud y alentarlos a que sigan adelante que de seguro mejorarán cada vez más, porque siempre que haya ganas no habrá límites.

 

 

Sin estar demasiado contentos de nuestra actuación a lo largo del primer día nos despedimos para re encontrarnos el próximo día y disputar la Copa de Bronce a la que habíamos clasificado por terminar terceros en el grupo.

 

 

Domingo 9/11

 

 

9:30
Seguramente a cualquier jugador que le preguntaras sobre su estado físico aquel día te diera una respuesta similar a "Me duele todo", o incluso algo más grave aún, pues un día entero jugando partidos por momentos, sumado al sol radiante que quemaba el cuerpo, seguido de una corta noche obviamente tendría ese efecto como resultado. Y así estaba el equipo, cada cual con sus dolores pero deseando realizar un buen papel e intentar llevarse la Copa de Bronce.

 

A las 10:30 nos tocaba enfrentarnos contra Remeros de Mercedes. El calentamiento y estiramiento fue regenerativo para no forzar los músculos, y se entró a la cancha pensando en ganar. El juez dio comienzo al partido y en las primeras jugadas Remeros aprovechó un penal cerca de los palos para patearla adentro y aventajarse 3 puntos en el marcador. Con este resultado se fue el primer tiempo de un partido parejo. A pesar de que manteníamos el control del partido no lográbamos concretar y anotar los tries, y el tiempo jugaba en nuestra contra. Finalmente, en la última jugada del partido y luego de varias fases llegó el try del centro Martin Fitipaldo para darle la victoria a los rojos 5-3. Fue un partido mucho más duro de lo esperado y que podría haberse ganado sin sufrir tanto si hubieran estado todos los jugadores y menos cansados de lo que estaban. Sin embargo, contentos de haber clasificado a la siguiente ronda e ilusionarse con la copa, seguimos esperando por nuestro próximo rival. 

 

 

11:30

 

Tan solo un rato después del final del partido anterior debíamos volver a jugar, esta vez contra Lobos de Punta del Este por la semifinal. Este equipo nos había derrotado en su cancha la última vez que lo habíamos visitado y nunca habíamos logrado ganarles. Decididos a llevarse la victoria cada jugador se preparó mentalmente para un partido complicado. Era fundamental levantar el nivel de juego más de lo que estaba porque los resultados serían decepcionantes si no. Empezó el partido con mucha intensidad de ambos lados. Trouville jugaba mejor y demostraba un alto nivel de juego y así fue que llegó a anotar dos tries consecutivos en la primera mitad. Manteniendo la tranquilidad, seguimos jugando y defendiendo como siempre. Sin más se fue el primer tiempo. Al reanudarse el partido Lobos lograba ponerse a tiro y empatar el partido en 12 - 12 con dos tries a su favor. De ahí al final el partido fue una constante lucha muy pareja. Ninguno lograba pasar la defensa contraria y sacar ventaja y el tiempo se agotaba. Todo parecía indicar que se definiría en alargue y quizás eventualmente en penales, pero cuando restaban 3 minutos, Lobos cometió un penal que era ideal para patear adentro. Nuestro apertura que es quien usualmente patea los penales no estaba en cancha, y en su lugar vino Juan Ignacio Dufort, quien sin problema embocó la patada posicionándonos delante en el marcador. Resistimos los últimos ataques en un final infartante con un tackle salvador de nuestro fullback Martin Feldman y finalmente se acabó el partido. Estábamos en la final y teníamos un muy buen nivel y tremenda actitud. 

 

12:30 

 

 

Nuevamente con poco tiempo para descansar fuimos informados que nuestro rival en la final sería PSG, a quien habíamos derrotado hace poco tiempo en la disputa por el 8° puesto del campeonato uruguayo. Los 15 titulares estaban más concentrados que nunca antes y convencidos de que si hacían las cosas como sabían hacerlas se llevarían la copa. Ambos equipos tuvieron muchas oportunidades pero ninguno lograba penetrar al contrario. Así fue que el primer tiempo terminó y también gran parte del segundo en 0-0. Teníamos el control de las jugadas pero PSG no permitía el acceso a su In goal. Cuando restaban 5 minutos para el final, una jugada que nacía en un scrum en las 5' de PSG, luego de muchas fases terminaba en try de Fitipaldo, igual que en el primer partido. Se defendió con el corazón las últimas jugadas hasta que se recuperó el balón y con el tiempo cumplido se pateó para afuera para darle final al encuentro y al torneo.

 

 

Inmediatamente todos los jugadores, familiares, dirigentes y entrenadores se reunieron con euforia a festejar la victoria. Una experiencia realmente inolvidable para todos los allí presentes y que físicamente quedará demostrada en las vitrinas del club con la Copa que más tarde fue recogida como constancia. 

 

 

Una vez más, y sin exagerar, este equipo reafirma que quiere seguir creciendo. El fin de semana entero juntos fue otra instancia de vinculación entre los jugadores, que cada vez se nota son más unidos y amigos de verdad, esto último quedando totalmente demostrado dentro de la cancha. Cuando uno tiene amigos a sus lados durante el partido, dejará todo por cuidarlos y solo allí se podrá crecer como equipo.

 

 

 

 

Esta vez no puedo dejar pasar un merecido reconocimiento a los forwards, que con su arduo trabajo de mula a veces son los principales responsables de lograr sacar los partidos adelante.

¡Saludos! 

Enlace a fotos en página de Facebook 

 

Club Trouville - Sitio Oficial

Sede Social - Alejandro Chucarro 1031 - CP 11300 - Pocitos, Montevideo, Uruguay

Teléfono: 2709 9493 | e-mail: club@trouville.com.uy

Campo Deportivo - Ruta 101 Km 28 Camino al Paso Escobar s/n - CP 91001, Canelones, Uruguay